Lily Collins, protagonista de ‘Emily en Paris’ y su lucha en la adolescencia

La actriz de ‘Emily en París’, Lily Collins, vivió difíciles momentos familiares antes de ser famosa.

Por Redacción Vea

12 de enero de 2023

Mucho antes de obtener sus primeros protagónicos y de convertirse en la actriz que actualmente estelariza Emily en París, una de las series juveniles más llamativas de Netflix, Lily Collins atravesó duros momentos en su hogar. A pesar de estar vinculada a la farándula y la industria del entretenimiento incluso desde antes de nacer, también vivió otras situaciones muy comunes en muchas familias.

Te puede interesar: ‘Emily en Paris’: este es el elenco de la tercera temporada de la serie de Netflix

Sigue a la Revista Vea en WhatsApp

Lily Jane Collins McDowell nació el 18 de marzo de 1989 en Guildford, Surrey, Inglaterra. La actriz es la segunda hija del músico Phil Collins y su segunda esposa, Jill Tavelman. El británico y su pareja estadounidense se divorciaron en 1996, cuando Lily tenía solo siete años, y desde ahí, la hoy actriz vivió en Los Ángeles con su madre. Como muchos otros niños, la pequeña creció con la ausencia de su padre, situación que marcó su infancia, adolescencia y parte de su adultez.

Los espectadores y amantes de Netflix no dejan de hablar de uno de los estrenos más recientes: ‘Emily en París’.

Los espectadores y amantes de Netflix no dejan de hablar de uno de los estrenos más recientes: ‘Emily en París’.

Fotografía por: Instagram

¿De qué sufrió Lily Collins?

En el año 2017, la actriz británica sorprendió con su actuación en To the Bone, película de drama de Netflix, donde interpretó a una joven que sufría de anorexia nerviosa. En el mismo año, Lily publicó un libro que tituló Sin filtro: sin vergüenza, sin arrepentimientos, solo yo, donde abrió su corazón y reveló detalles sobre su vida personal y niñez.

Vea también: Juanes reveló detalles de la muerte de su hermana tras estar 27 años en coma

El complejo vínculo con su padre y su ausencia la llevaron a sufrir de trastornos alimenticios. Desde muy joven se volvió adicta al ejercicio y a los laxantes, y solo se alimentaba con café y chicles, una combinación que la llevó a ser extremadamente delgada. “Sentía que no podía soportar el dolor y la confusión y que necesitaba su aprobación porque sentía que no era suficiente”, cuenta sobre lo que sintió desde el divorcio de sus padres y deseo de aceptación que precisaba de su famoso padre. La mala imagen que tenía de su progenitor, quien era alcohólico, y sus malas relaciones de pareja en su pasado, la llevaron a buscar ayuda profesional e iniciar su recuperación. “Nunca se borrará porque es parte de lo que soy. Pero ya no define cómo vivo mi vida a diario”, recuerda.

Puedes leer aquí más noticias del entretenimiento

Sigue a la Revista Vea en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Entendido