Exparticipante del ‘Desafío’ sufrió un accidente. Se quemó la mitad del cuerpo

La modelo resultó gravemente afectada luego que la chimenea eléctrica de su casa estallara y le generara quemaduras en tercer grado. “Lloré cada parte de mi cuerpo”. Conoce su historia.

Por Redacción Vea

21 de marzo de 2023

A propósito del lanzamiento de la nueva temporada del Desafío The Box, múltiples usuarios en redes sociales se han interesado en conocer qué ha pasado con la vida de algunos exparticipantes del concurso deportivo de Caracol Televisión.

Te puede interesar: Stefany Zabaleta de ‘La Descarga’: edad, dónde nació y su conmovedora historia

Sigue a la Revista Vea en WhatsApp

No solo los ganadores de las anteriores versiones del reality han despertado el interés de los televidentes y cibernautas. También, varios de los deportistas que se destacaron dentro de la competencia en los años anteriores.

Más historias de vida

Pedro Pascal enfrentó una vida muy trágica por la violenta lucha política en Chile, su país natal, del que tuvieron que huir para salvar sus vidas. Conoce su historia.
Leer aquí:
Pedro Pascal, de ‘The Last of Us’: entre el exilio y el suicidio de su madre
“Preparen el sepelio”, les dijeron los médicos a los familiares de Hugo Patiño, el humorista más antiguo de ‘Sábados Felices’. Conoce su historia.
Leer aquí:
La vez que Hugo Patiño, humorista de ‘Sábados Felices’, se salvó de la muerte

¿Qué le pasó a Paola Santos, exparticipante del ‘Desafío Súper Humanos’?

Este fin de semana, el programa La Red, de Caracol Televisión, entrevistó a Paola Santos, modelo y mercaderista que se dio a conocer en el 2018 cuando participó en el Desafío Súper Humanos.

La deportista habló sobre el accidente doméstico que vivió en octubre del 2022 en el que casi pierde la vida. La mitad de su cuerpo y su rostro se vieron afectados luego de poner una chimenea eléctrica como parte de unas remodelaciones que le estaba realizando a su apartamento.

Puedes leer: Las noticias que son tendencia en el mundo del entretenimiento aquí

Según contó la modelo, cuando intentó encenderla, el fuego no salió hacia arriba como debería, sino que, por el contrario, se fue hacia ella. La primera parte de su cuerpo en encenderse fue su cabello. Aunque Paola reaccionó inmediatamente, al tratar de quitarse su ropa, esta se le quedó pegada al cuerpo, ocasionándole serias quemaduras. “Yo en segundos me quité la ropa, pero la pijama se me quedaba pegada en la piel. Salí corriendo para la ducha, me eché agua fría, pero tenía mucho miedo en ese momento porque estaba la niña, el apartamento se me estaba prendiendo, entonces yo no sabía qué hacer: o me salvo yo, salvo a mi hija o salvo la casa. Eran muchos sentimientos encontrados en ese momento”, relató.

Fue tanta la angustia y el dolor, que la exconcursante del Desafío Súper Humanos se fue inmediatamente a la clínica en Medellín, envuelta en una sábana. Además, tuvieron que hacerle una serie de injertos para tratar de “arreglar” lo que se había quemado.

En total, Paola se sometió a tres cirugías: la primera para retirar la piel quemada. Durante el proceso perdió una gran cantidad de sangre que le ocasionó una anemia. “Yo decía: ya no puedo más, no aguanto más dolor, déjenme morir”, mencionó en su relato.

Te sugerimos leer: Presentadora colombiana fue diagnosticada con cáncer de piel: “quedé en ‘shock’”

El segundo procedimiento fue injertarle piel. “A mí me injertaron mi brazo, mi pierna y mi abdomen. Y de dónde sacan ese injerto, de tu propio cuerpo. A las piernas y brazos, incluso las partes que tienes más sanas le hacen como un raspado para armar los injertos, pero ahí viene lo otro, que peguen, entonces los injertos se pegan con grapas y son grapas en todo tu cuerpo”, afirmó.

La última parte de su duro proceso fue “la destapa”, pues ver el resultado final de su cuerpo le generaba incertidumbre, pues, constantemente escuchaba muchos murmullos en la clínica sobre cómo había quedado su aspecto físico. “Lloré cada parte de mi cuerpo. Cada parte que me destapaban para mí era una tragedia”. Pese a eso, la deportista sigue optimista, creyendo en que pronto el aspecto de su cuerpo cambiará. “Yo sé que en dos años mi cuerpo va a estar sin marcas rojas. Voy a tener cicatrices, pero son cicatrices que me enseñaron”, dijo.

Video Thumbnail
Sigue a la Revista Vea en WhatsApp
Este sitio usa cookies. En caso de seguir navegando se entenderá que usted ha otorgado una autorización mediante una manifestación inequívoca para su uso
Entendido